Sobre la detención efectuada por los Vigilantes de Seguridad

Recibido en el correo genérico de la web una serie de preguntas sobre este asunto, vamos a realizar este artículo aclaratorio para todas aquellas personas que basan las elucubraciones mentales que tienen, en los tuits o comentarios de Facebook de algún que otro "endiosado desnortado". Leer de fuentes fidedignas siempre le ha dado sabiduría a las personas.




Los vigilantes de seguridad pueden y deben detener durante el ejercicio de sus funciones. 


Veamos a ver que es lo que dicen la Leyes vigentes en este país sobre este asunto.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal, que data del 14 de septiembre de 1882 dice en su artículo 490 lo siguiente:

Artículo 490
Cualquier persona puede detener:
1.º Al que intentare cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo. 2.º Al delincuente, «in fraganti». 3.º Al que se fugare del establecimiento penal en que se halle extinguiendo condena. 4.º Al que se fugare de la cárcel en que estuviere esperando su traslación al establecimiento penal o lugar en que deba cumplir la condena que se le hubiese impuesto por sentencia firme. 5.º Al que se fugare al ser conducido al establecimiento o lugar mencionado en el número anterior. 6.º Al que se fugare estando detenido o preso por causa pendiente. 7.º Al procesado o condenado que estuviere en rebeldía.

A este respecto, en la Ley 5/2014 de 4 de abril de Seguridad Privada, en su "Artículo 32 FUNCIONES DE SEGURIDAD PRIVADA Vigilantes de seguridad y su especialidad" nos encontramos lo siguiente:

c) Evitar la comisión de actos delictivos o infracciones administrativas en relación con el objeto de su protección, realizando las comprobaciones necesarias para prevenirlos o impedir su consumación, debiendo oponerse a los mismos e intervenir cuando presenciaren la comisión de algún tipo de infracción o fuere precisa su ayuda por razones humanitarias o de urgencia.
d) En relación con el objeto de su protección o de su actuación, detener y poner inmediatamente a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes a los delincuentes y los instrumentos, efectos y pruebas de los delitos, así como denunciar a quienes cometan infracciones administrativas. No podrán proceder al interrogatorio de aquéllos, si bien no se considerará como tal la anotación de sus datos personales para su comunicación a las autoridades.
Lo dispuesto en el párrafo anterior se entiende sin perjuicio de los supuestos en los que la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite a cualquier persona practicar la detención.




A todo esto hay que sumarle lo recogido en el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre Reglamento de Seguridad Privada , (aún en vigor a la espera de su desarrollo) concretamente en el "Artículo 76 Prevenciones y actuaciones en casos de delito":


1. En el ejercicio de su función de protección de bienes inmuebles así como de las personas que se encuentren en ellos, los vigilantes de seguridad deberán realizar las comprobaciones, registros y prevenciones necesarias para el cumplimiento de su misión.
2. No obstante, cuando observaren la comisión de delitos en relación con la seguridad de las personas o bienes objeto de protección, o cuando concurran indicios racionales de tal comisión, DEBERÁN poner inmediatamente a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los presuntos delincuentes, así como los instrumentos, efectos y pruebas de los supuestos delitos.


Por lo tanto, queda más que claro con las leyes por delante, leyes vigentes en las que se basan los jueces para dictar sentencias, que todo aquel que crea en la teoría conspiranoica de que los vigilantes de seguridad no podemos detener, o es que es muy corto, o es que no da más de sí.

En cuanto al asunto de la nomenclatura por la que nos denominamos, que es la de Vigilante de Seguridad, hace años, concretamente 25, que dejamos de ser Vigilantes Jurados y Guardias de Seguridad. También aclarar que la "denominación" de segurata, usado por ladrones, yonkis, prostitutas, chulos de estas, fracasados anarquistas y demás ralea de mal vivir, también es errónea.

SOBRE LA RETENCIÓN


No existe el término retención como figura jurídica al no haber ninguna herramienta recogida en la ley que tenga previsto como algo intermedio a la detención y que se llame retención.
Por lo tanto o se detiene o no se detiene. De ahí el ser muy cuidadosos, siempre que la acción este enlazada con alguno de los supuestos recogidos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ya que si no es una detención propiamente dicha podríamos estar incurriendo en un delito contra la libertad.


Un saludo

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.